“Somos objetos de estudio, no sujetos de derecho”

26-02-2015 // Cafayate, Argentina


Huayra Condori es desde hace 15 años el cacique de la comunidad Diaguita Calchaquí del Divisadero en la provincia de Salta, Argentina. Se define como la autoridad tradicional en un sistema de política consuetudinaria y comunitaria. Viste una camisa a cuadros y pantalones vaqueros, lleva su cabello largo recogido en una cola y por debajo la camisa se puede entrever un corazón tatuado en su brazo. Nos sentamos en una larga mesa de madera donde tiene sus papeles, al aire libre. Suenan tambores de música folclórica argentina de fondo.

¿Cuál es la situación de los pueblos originales en Argentina?

Bueno, el año 1994 el Estado argentino reconoce la preexistencia étnica, cultural y espiritual de los pueblos indígenas del territorio argentino, ¿qué está diciendo con esto el Estado? Que ha habido un grupo étnico que ha vivido, ha comido, que ha sido, pero que ya no es, que ha sido exterminado. Así es como nos reconocen, como objetos de estudio, no somos sujetos de derecho. Por otro lado, se trata de una ley pública, sí, pero nunca ha sido ejecutada. Hay este reconocimiento por parte del estado, sin embargo los gobiernos provinciales nunca han llevado a cabo la tarea de devolver la tierra a las aldeas originales.

La Nación Diaguita, en Salta, se compone de 37 comunidades con personalidad jurídica y demarcación territorial y 23 en procedimientos de formación aún. Es así que impiden el acceso legítimo a la tierra, con procesos burocráticos, complicados para muchos pueblos que no tienen formación. Nosotros comenzamos con el tema de la personalidad jurídica en el año 2000 y nos fue entregada en 2011. Aunque llevemos miles de años viviendo aquí, hasta entonces no tuvimos un papel que lo demostrase en el sistema occidental. Con este pedazo de papel han disminuido los intentos de la infantería de desalojarnos pero seguimos en lucha: acá en Salta la policía carga con balas. En enero del año pasado estuvimos en guerra en Cachi -un pueblo cercano- por la tierra, la infantería disparaba a bala limpia, hubo decenas de heridos y detenidos.

¿Cuál es la principal lucha de la población nativa?

Nuestro territorio, la lucha por la tierra, es decir un indio sin tierra no es un indio. Y no quiero decir que queramos un terreno de 20 por 10 hectáreas. Esto no es felicidad, no es dignidad. Hablo de poder cuidar de los árboles, los animales, de poder cultivar y recolectar leña, de tener acceso a todas las especies vegetales para poder hacer nuestra medicina ancestral, de tener nuestros seres sagrados, nuestra montaña sagrada. Ya hay mucha fe católica, sí. Yo no lo soy, yo creo en la naturaleza, ella es la que me bautizó. La fe aún resiste, pero la lengua del pueblo Diaguita por ejemplo se perdió totalmente entre la conquista de los españoles y la influencia del imperio Inca. Pero seguimos luchando con lo que somos ahora.

La mayoría de pueblos y comunidades de Argentina no pudieron mantener sus características originales, la religión, la vestimenta o los materiales de construcción. Esto afecta al sentimiento identitario?

El espíritu es el espíritu. Yo visto de esta manera pero no tiene nada que ver. Uso ladrillos para construir pero no tiene nada que ver: puedo hablarte de la selección de semillas, de los procesos de la tierra, de los cuatro elementos etc. Lo que tenemos que ver es la lucha de los pueblos, saber que yo no soy dueño de la tierra sino que yo pertenezco a la tierra, soy su hijo y la amo y la defiendo. Tenemos el mismo ciclo que una planta o un animal, ésta es nuestra identidad. Nacemos y más adelante volvemos a la tierra, todo es circular, un círculo donde hoy se ha dibujado una cruz con los cuatro nuevos poderes: la política, el Estado, la religión y el dinero. Todo ha cambiado. En Brasil por ejemplo muchos pueblos mantienen las aldeas típicas, la vestimenta, los rituales – hay que decir que algunos son payasos, que les pagan por ser una atracción turística – pero eso no nos quita validez a los pueblos que nos autoreconocemos como originarios pero vestimos vaqueros yanquis.

Ustedes tienen un pasado de lucha y sangre. Cómo ve el futuro de la población original que resiste en América Latina?

El futuro es el mismo. Hoy día nos siguen matando. En 2009 mataron a Javier Chocobo, un cacique Diaguita de la comunidad Chuschagasta, lo asesinó la policía defendiendo su territorio. Después, mataron a la señora Nieva, que cantaba coplas, hablaba de política y de religión – una de las armas que se ha utilizado para destrozar el mundo y los pueblos originarios. Ella fue degollada, descarnada como las cabras, y violada y hasta ahora no hay ningún preso. Después en Tartagal, en 2012, una chica del pueblo Chorote desapareció, más tarde encontraron una pierna suya y su cabeza en diferentes pozos de agua y el resto del cuerpo no lo han encontrado nunca más. Nos siguen haciendo lo mismo, pero la información no llega, se esconde la realidad por intereses políticos, de recursos, pero está pasando. No hay canales libres, bueno, muy pocos.

Hace 500 años nos mataron, cuando llegó el estado de derecho los jueces y los abogados violaron nuestros derechos al igual que han violado a nuestras madres, al igual que nos han cortado la cabeza y al igual que nos han cortado los testículos y los han colgado de la montaña más alta para que sirva de escarmiento. Y sigue pasando. Estamos hablando de asesinatos que han sucedido en 2009, en 2012. En el futuro seguiremos de pie, en lucha por la defensa de nuestro territorio y no los dejaremos avanzar un metro más. No habrá ningún desalojo, cueste lo que cueste, si es necesario derramar sangre se derramará, si nos tienen que matar nos matarán. Nos han matado y nos siguen matando.

Esta visión tan dura la comparten los jóvenes de las comunidades?

Si a veces se pierde la voluntad de lucha es por causa de la educación. El currículo federal del Estado ha sido diseñado por el Estado con el fin de beneficiar al Estado. Pero nosotros mantenemos nuestras propias políticas. El diputado, el intendente, el senador, el consejero, se sientan aquí delante de mí pero aquí las decisiones las tomamos nosotros, nuestra política consuetudinaria es nuestra. Somos dueños de la libre autodeterminación de nuestro pueblo y si quieren acompañarnos, bien, pero no decidirán por nosotros. Los políticos han mentido siempre, no hay una relación de confianza. De hecho, desde que se inició la escuela, como nos han formado? Materialistas, individualistas, pensando en números, en crear algo para el bolsillo. Siempre pensando en el individuo, nunca en colectivo, esta es la educación de hoy.


Traducción al castellano del articulo publicado originalmente en La Directa.

Agradecimientos a Huayra Condori y la comunidad Diaguita del Divisadero.

Advertisements
This entry was posted in Cafayate, Diaguita, pueblos indígenas and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s