Ir a dedo para (nunca) comprender este país

Me levanto en Taganga, Magdalena, la idea es llegar a Curumaní, Cesar:

1. Me levanta un camión que carga material de construcción. En la cabina van dos hombres, uno uribista, el otro “guerrico”, segun el primero. “Lo que pasa es que yo viví diez años en la Venezuela de Chavez! Ahora tuve que devolverme porque eso esta muy feo pero yo cuando se presenten voto a las FARC!”.

2. En Santa Marta me levanta el señor Alfonso Hernandez, 35 años de camionero, nacido en Calarcá. Deja de “desgraciado” para arriba al presidente Santos; denuncia que la situación de su gremio es muy grave, el gobierno ha dejado paso a una multinacional de transportes, Impala, que llega con sus mulas propias y su lógica neoliberal a quitarle el trabajo a él y sus paisanos. 43 días de paro camionero nacional, en junio de este año, no sirvieron de nada “los líderes sindicales se vendieron por una platita mientras nosotros poníamos hasta muertos en la lucha”. Vemos decenas de camiones esparando carga en varias indústrias, me dice que algunos compañeros ya estan buscando otros trabajos.

3. Ya en Ciénaga, tierra de la masacre bananera de Cien años de soled, me levanta esta vez un matrimonio. Ella ilusionada, “yo tambien soy periodista de formación pero no quise venderme y contar mentiras en un medio!”, luego fue gerenta de un banco durante 17 años. Él iba para cura pero su primo, “un diablillo”, le enseño otros caminos y hoy es transportista. Ella me habla de su juventud revolucionaria, de reuniones en la facultad con Carlos Pizarro y de las ideas de Bolívar y del Che.
“Pero yo misma le daria plomo a la guerrilla hasta matarlos a todos! (…) Los únicos años en los que yo podía caminar sola y tranquila por la calle fueron los de Uribe!”. Sí, es bolivariana y uribista. Y votó no en el plebiscito porqué “como vamos a entregarles el país a esos sicarios?” Y con todo, son una pareja reamorosa, me invitan a almorzar y ya somos amigos en redes sociales.

4. A continuación me levanta un humilde padre de familia que va hacia la mina de carbón. Trabajará durante ocho dias 12 horas diarias y volverá a su casa, en Aracataca -tierra natal del Gabo-, para descansar tres jornadas antes de volver a la min. Y asi hasta pensionarse: “yo cotizo es para luego viajar asi como tu, con mi mujer”. Asegura que si no fuera por el huracán Mathew hubiera ganado el Si este dos de octubre. En su pueblo, como en otros, no llegaron las mesas electorales porque estaba todo inundado. Pero siguen deforestando para plantar banano. “Claro que voy a votar a las farc, todo lo que sea cambio sera bueno”.

5. Finalmente Tumar es quien me deja en Curumaní. “De nada sirve votar…todos corruptos, cobran 28 millones para empobrecer más al pais”.

Advertisements
This entry was posted in Acuerdos de Paz, América Latina, Colombia, dedo, Juan Manuel Santos, lucha, paro agrario, Paz, política. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s